La grúa retira 200 coches abandonados de las calles

Tras prescindir de ellos sus propietarios son trasladados al punto de descontaminación

Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

VITORIA- Las calles de la capital sirven también en ocasiones como lugar de reposo de muchos vehículos fuera de uso que son abandonados por sus dueños en plena vía pública. En 2015 fueron un total de 202 vehículos los que tuvieron que ser trasladados de la calle a un centro de descontaminación. De ese total, 165 fueron turismo, hubo 23 motocicletas y 14 traslados fueron motivados por camiones ya en desuso.

Estos 202 traslados supusieron un incremento con respecto a los 158 en total que hubo que hacer a lo largo del año 2014, aunque se sitúan también por debajo de los 259 anotados en 2013. Hay un fuerte descenso en la categoría de turismos que ha descendido desde los 236 de hace cuatro años a los 165 en los ejercicios estudiados. Se mantiene casi idéntico los referido a las motocicletas, con poco más de una veintena llevadas a centros de descontaminación cada año. Se alcanzó un registro anormalmente elevado en 2015 al alcanzar los 14 camiones, como contraste de los dos años anteriores en los que no se produjo la retirada de ninguno de ellos de la vía pública.

descontaminaciónDesde el Ayuntamiento se ha aprobado un nuevo programa encaminado a la retirada de los vehículos y su traslado a un centro especializado. El programa va a tener dos años de duración, con la opción de poderlo ampliar otros dos más hasta el año 2021. El valor estimado es de 44.290 euros en cada uno de los ejercicios. El precio medio estimado de retirada de cada tipo de vehículo oscila entre los 15 euros que supone retirar una moto o los 215 de un turismo. El más caro de todos ellos es el traslado de un camión que asciende a 705 euros. La empresa adjudicataria de este servicio está obligada a admitir y gestionar todos los vehículos entregados por el Ayuntamiento, y también el Consistorio puede pedir que se gestionen autobuses y bicicletas del servicio. - Jose L. del C.