muro

El Barça se estrella

La perfecta defensa de la Juve desactiva un espíritu de remontada ahogado en la falta de acierto ante un Camp Nou entregado a los suyos

Francisco Ávila - Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

BARCELONA: Ter Stegen, Sergi Roberto (Min. 78, Mascherano), Piqué, Umtiti, Alba;Busquets, Rakitic (Min. 58, Paco Alcácer), Iniesta;Messi, Suárez y Neymar.

JUVENTUS: Buffon;Alves, Chiellini, Bonucci, Alex Sandro;Khedira, Pjanic;Cuadrado (Min. 83, Lemina), Dybala (Min. 74, Barzagli), Mandzukic;e Higuaín (Min. 88, Asamoah).

Árbitro: Björn Kuipers (Holanda). Mostró cartulina amarilla a Iniesta, Neymar, Chiellini y a Khedira.

Incidencias: Camp Nou, ante 96.290 espectadores.

Barcelona-No hubo segundo milagro en el Camp Nou, donde el Barcelona, en el último partido europeo de Luis Enrique en el banquillo azulgrana, empató sin goles y fue incapaz de remontar el 3-0 que se trajo de Turín frente a una sólida Juventus que controló en todo el momento el partido y nunca vio peligrar su pase a las semifinales. Fue ayer otro equipo diferente el Barça, con más tensión competitiva, pero eso no le bastó. El lastre del partido de ida fue demasiado pesado y pese a que lo intentaron de todas las maneras (20 remates), los azulgranas no estuvieron nada acertados (dos tiros entre los tres palos).

sin milagro Quienes pensaron que el partido podía ser un calco del vivido hace más de un mes ante el París Saint Germain se equivocaron. Ni la Juve jugó como los parisinos ni el planteamiento de Allegri fue el de Emery. Fueron a buscar los juventinos al Barça desde el inicio. Forzaron las pérdidas de los azulgranas y se encontraron con un árbitro que dejó jugar mucho, lo cual descontroló inicialmente al equipo de Luis Enrique frente a un rival muy físico. Recuperaba la Juventus y salía a la contra con la velocidad de Dybala o de Cuadrado y tenía la referencia de Higuain en ataque. El argentino fue el primero que lo intentó, en el minuto 13, pero poco después las cosas cambiaron. Empezó el Barça a ver el camino, pero el partido siguió sin cambios convertido en un choque de ganas contra oficio.