La Fiscalía no aprecia delito en la actuación del exalcalde de Ribera Baja

El antiguo primer edil, Pedro Montoya, satisfecho ante el archivo de las diligencias por malversación

Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:16h.

vitoria- La Fiscalía de Vitoria ha decidido finalmente archivar las diligencias abiertas sobre las presuntas irregularidades cometidas por el anterior alcalde de Ribera Baja, Pedro Montoya, al no encontrar ningún delito en el transcurso de las investigaciones, realizadas a petición del actual equipo de gobierno local, que preside Peio Ruiz García.

Los hechos que han sido objeto de investigación judicial se remontan al 30 de junio del año pasado, cuando la nueva corporación municipal, del PNV, consideró que existían cuestiones que no cuadraban en la gestión que había realizado la agrupación AERBI en cuanto a subvenciones, contrataciones de obras de urbanización, adquisición del silo de Ribabellosa, reforma del alumbrado público, obras en el frontón de Manzanos, actuaciones en los vestuarios del polideportivo y otras licitaciones. En ese momento, en la sesión plenaria que tuvo lugar el día citado, se acordó encomendar a una firma externa la elaboración de una auditoría financiera de la institución local.

De este trabajo se encargó el grupo de consultores Betean, ubicado en la capital alavesa, quien, al parecer, apreció posibles irregularidades en la tramitación de varios expedientes, por lo que el Consistorio de Ribera Baja encargó un segundo informe, en esta ocasión para averiguar si podrían existir responsabilidades en cuanto a supuestos delitos de presunta malversación, prevaricación, tráfico de influencias y contratación fraudulenta. Por eso, el Pleno decidió en última instancia poner lo sucedido en conocimiento de la Fiscalía de Vitoria.

Una vez realizado el análisis pormenorizado de la documentación presentada, la Fiscalía no ha apreciado ningún tipo de irregularidad y ha ordenado el archivo de las diligencias realizadas. Según declaró el propio Pedro Montoya tras conocer la noticia, “era lo que esperaba y por eso estaba muy tranquilo”. “La Fiscalía ha podido comprobar que no había nada ilegal y todo se ha debido a una persecución política”, aseguró.

Montoya estudia ahora con sus abogados si exige responsabilidades a quienes le acusaron. De momento, en el Pleno celebrado ayer en Ribera Baja, acusó al alcalde de la situación “por la que he tenido que pasar y que ha afectado a mi honor ante los vecinos del pueblo”. - Pablo José Pérez