Un “gran acuerdo” para transferir los datos de la Seguridad Social

La ministra Báñez y la consejera Artolazabal quieren cerrar un pacto que afectará a Lanbide y el control de la RGI

Lunes, 17 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

bilbao- En la agenda de acuerdos pendientes del Gobierno Vasco y el español, el siguiente punto subrayado en rojo es la coordinación y la transferencia de datos de la Seguridad Social. Las dos administraciones están sobre el asunto y se espera un acuerdo próximamente. Un pacto en este terreno y afianzar su colaboración tendría gran simbolismo político porque atañe a la Seguridad Social, donde el Gobierno Vasco reclama la gestión del régimen económico.

Una delegación del Gobierno español va a visitar Euskadi mañana para informar al PP de los recientes acuerdos con el PNV, y para visitar la planta de Mercedes-Benz en Gasteiz. La vicepresidenta española, Soraya Sáenz de Santamaría, aterrizará en la comunidad autónoma acompañada de la ministra de Empleo, Fátima Báñez. El perfil político de esta delegación ha generado la expectativa de que pueda producirse un primer tanteo para negociar las transferencias pendientes, muy especialmente la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, pero fuentes del Gobierno Vasco consultadas ayer por este periódico aseguraban que no hay ninguna reunión prevista entre el consejero de Autogobierno, Josu Erkoreka, y la vicepresidenta. Lo único cierto hasta ahora es que existe la intención de cerrar pronto un gran acuerdo para que Madrid transfiera a la comunidad autónoma los datos de la Seguridad Social, tal y como explican a este medio desde la consejería de Beatriz Artolazabal.

Aún no está del todo cerrado que este acuerdo se vaya a firmar mañana. Sí existe voluntad para dar solución a este asunto. De lo que se trata es de agilizar el flujo de datos de la Tesorería de la Seguridad Social hacia Lanbide. El Estado es ahora quien tiene el control de la base de datos, y es la administración española quien cede la información a cuentagotas a las instituciones vascas. Esta situación provoca que Lanbide tenga constancia de algunas altas laborales con cierto retraso, y durante todo ese tiempo se produce un cobro indebido de prestaciones como la renta de garantía de ingresos. Agilizar esta conexión y firmar un acuerdo para la transferencia de datos es una cuestión largamente reivindicada por el Gobierno Vasco. Esa conexión permitirá acreditar rápidamente las altas laborales y tener otra información que permita, por ejemplo, llevar un control más afinado de los cobros indebidos de la renta de garantía de ingresos por las demoras que se producen actualmente para procesar esos cambios en el estatus laboral de los perceptores.

Desde el departamento aseguran que existe la intención de cerrar “próximamente” el acuerdo, al que conceden gran relevancia para mejorar la gestión en Lanbide. El siguiente asunto que quieren abordar es la transferencia de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. Se trataría de que Euskadi recaudase la cotización y pagase la pensión, pero sin romper la caja única y manteniendo el Estado la potestad para fijar la cuantía de la prestación. - M.V.