24.000 metros de desnivel positivo en el valle de aosta

Javi Domínguez conquista con récord incluido la ultratrail Tor des Geants

El alavés cubrió en 67h 52m y 15 segundos los 330 kilómetros de la durísima prueba

Hay pruebas que están hechas para superhombres. Pruebas que exprimen al máximo la capacidad de sacrificio del ser humano. Pruebas que te llevan al límite y un poco más allá. Pruebas que te trasladan hasta la agonía física y mental. Pruebas que solo de pensar lo que hay que hacer antes de iniciarla a más de uno le daría un síncope. Sí, así es. De locos o para superhombres y el alavés Javi Domínguez ha demostrado una vez más que lo es.

Borja Lazkano - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 10:11h.

VITORIA. Y es que está al alcance de muy pocos completar una prueba de ultratrail de montaña como la ya cada día más mítica Tor des Geants de 330 kilómetros con un desnivel positivo de 24.000 metros. ¡¡¡De locura!!! Había que completar 24.000 metros en subida por el bello paraje del Valle de Aosta, lo que equivale a subir casi tres veces el Everest desde el nivel del mar y hacerlo todo seguido, sin casi dormir, ni descansar. A priori parece imposible, pero no lo es.

El corredor de ultratrails gasteiztarras ha demostrado que es posible. Y no sólo eso, encima ha sido el más rápido de la prueba. Javi Domínguez ha ganado con récord incluido la Tor des Geants tras cruzar esta madrugada la meta con un tiempo de 67h 52m y 15s, rebajando en 2h 11m el mejor tiempo que había establecido en la edición de 2013 el guipuzcoano Iker Carrera.

Una gesta increíble al alcance de unos pocos elegidos. Bien es cierto que ha estado todo el año preparando la carrera, pero el resultado final ha sido espectacular, increíble, grandioso... Y es que se acaban los calificativos para describir una hazaña que le ha tenido casi tres días sin pegar ojo, corriendo de noche, con cambios bruscos de temperatura. Si se analiza lo que la Tor des Geants conlleva es para asustarse, pero Javi Domínguez ha demostrado que no tiene miedo.

La preparación que ha realizado durante los últimos meses ha demostrado que llegaba muy bien preparado. Buena prueba de ello es que desde el inicio estaba yendo a ritmo de récord. Además, debía de ir rápido ya que estaba manteniendo una interesantísima puja con el italiano Franco Collé. Un duelo a cara de perro, que no les permitía casi ni tomarse un respiro en los avituallamientos. Dos minutos de parada, diez a lo sumo. Así toda la carrera. Sufriendo a más de 1.500 metros de altitud.

Sufriendo y mucho. Y es que pese a que el corredor vasco comenzó dominando la prueba, el impresionante atleta italiano -ya ganador en 2014- le adelantó en el kilómetro 205, para comenzar a marcar unos tiempos de paso estratosféricos y llegarle a sacar casi tres horas en Ollomont, punto en el que aproximadamente quedaba una maratón. Casi nada después de casi 300 kilómetros, más de 20.000 metros de desnivel positivo y dos días largos de carrera.

Pues bien, Javi Domínguez no se rindió, pese a que todo apuntaba a que sería Collé el que se haría de nuevo con la victoria tres años después. Sin embargo, el italiano sufrió un desfallecimiento lo que permitió a Javi Domínguez recortar la diferencia y adelantarle en el kilómetro 308 pasada la medianoche a la altura de Bosses. Ya estaba hecho lo más difícil. Tocaba seguir sufriendo, pero con una sonrisa en la boca porque ya era líder de la prueba. El triunfo ya no se podía escapar y así fue después de la friolera de 67h 52m y 15s. Un superhombre.