Merendola de okupas en una vivienda de Judimendi

Un grupo de personas instalado en un piso de Juan II invita a sus vecinos a conocerse en un convite

Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

vitoria- Ocuparon “hace algunas semanas” una de las viviendas vacías del portal número 1 de la calle Juan II de Vitoria y ayer por la tarde celebraron una merendola para inaugurar la casa y, de paso, conocer a los vecinos de la zona “en un buen ambiente”. El grupo de okupas que reside en este domicilio colocó la semana pasada un cartel en la puerta invitando a los residentes en el entorno a sumarse al ágape mientras los titulares de la propiedad han denunciado ya los hechos ante el juzgado y aguardan a que se adopten medidas legales.

El pasado 15 de septiembre, los propietarios de la vivienda presentaron una denuncia por ocupación ilegal que ha sido adjudicada al Juzgado de Instrucción número 4 de Vitoria. Por el momento, debido a la gran carga de trabajo que acumula la sala, no se ha resuelto nada en torno a esta cuestión.

En su invitación, el “grupo de amigas” que se ha instalado en esta “hace ya bastantes años abandonada casa” explicaba que “poco a poco nos vamos enterando de la realidad del barrio”. “Judimendi es un barrio que envejece tanto por sus edificios como por sus habitantes. Detrás de ello, situamos claramente la política llevada a cabo por las anteriores generaciones en el Ayuntamiento, quienes han permitido y fomentado el abandono del pequeño comercio, pieza clave de la vida del barrio, y que han preferido fomentar la construcción en la periferia en vez de arreglar las muchas viviendas abandonadas llevándose así un buen pellizco al bolsillo y dejando el barrio con cientos de locales y casas vacías. Nosotras hemos optado por okupar, queriendo así llenar un vacío de color”, exponían.

Además, las okupas denunciaban en su nota la “destrucción de los lazos comunitarios” y “las relaciones de antaño”. Aseguraban que dichas relaciones les motivan a recuperar esta forma de vida, a perseverar en su decisión y a tratar de hacer que las tornas cambien para recobrar la vida de barrio. - A. Burdain