La liguilla la empiezan los de siempre

Será la quinta vez que Aimar y Oinatz se enfrenten en su primer partido de cuartos de la ‘jaula’

Iñigo Munárriz Patxi Cascante - Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

PAmplona- Ayer, Oinatz y Aimar no se ponían de acuerdo. El de Goizueta decía que el material era el óptimo para ese frontón, el de Leitza, en cambio, opinaba que las pelotas de su rival eran “lentas” y “bastas”. Olaizola opinaba que el favorito para el encuentro era Bengoetxea, pero éste último se desmarcaba y se quitaba esa vitola.

En lo que sí estaban de acuerdo es que el duelo de mañana (17.00 horas) en el Labrit, el primero de la liguilla de octavos del Cuatro y Medio, puede caer de cualquiera de los dos lados y todos los indicios apuntan a que será una lucha de poder a poder. “Será un partido muy duro. Siempre decimos que el primer partido de la liguilla es difícil. Siempre nos cuesta, no se por qué, y si tienes delante un pelotari como Oinatz, pues aún es más complicado”, destacó el goizuetarra en la elección de material. “Aimar es el mayor especialista del Cuatro y Medio de la historia. Tiene un montón de txapelas, cifras increíbles y ha sido dominador claro en esta distancia”, afirmó Bengoetxea.

Las apuestas dan ligeramente favorito a Olaizola II, pero lo cierto es que hay argumentos de peso en los dos bandos. Como decía Oinatz, Aimar es el mejor jugador de la historia de lajaula. Ha estado presente en ocho finales -2002, 2004, 2005, 2008, 2011, 2012, 2013 y 2014- y ha ganado todas a excepción de la de 2014, que cayó en manos de Martínez de Irujo.

Hay más razones para creer en el triunfo de Olaizola. Desde 2012 se han enfrentado en cuatro ocasiones en el primer partido de la liguilla de cuartos del Cuatro y Medio, resultando ganador el de Goizueta en todos ellos.

Pero como dijo una vez alguien: la estadística no gana partidos y es en los intangibles donde se encuentran las mejores bazas del de Leitza. Él es el defensor del título y además viene de firmar la mejor temporada de su carrera. Eso sí, llegar a todas las finales, el tute del verano y el Máster Codere, al final, pasan factura. “No he podido estar tan bien como quisiera en los entrenamientos. He tenido problemas en los pies: fascitis y abductores, no creo que esté al 100% pero yo vendré a luchar y espero hacer un buen partido”, comentó y agregó: “Este año ha sido muy duro y el cuerpo se va quejando un poco y unas vacaciones me vendrían bien”.

Las vacaciones las tiene más que merecidas pero eso no significa que no vaya a vender cara su piel en el acotado. “El campeonato del Cuatro y Medio es más que importante y daremos todo en la cancha”, aseveró y se acordó de Elezkano II y Víctor, los otros dos rivales del grupo. “Son pelotaris muy buenos y muy peligrosos, habrá que luchar en los tres partidos a muerte”, recalcó.

“Elezkano y Víctor son pelotaris jóvenes que están destacando mucho. Todas las liguillas son siempre difíciles”, corroboró un Aimar, que volvió a insistir en que de perder un partido siempre es mejor perder el primero porque te deja margen de reacción.

A sus 37 años, el de Goizueta se las sabe todas. Pasó la presión del favoritismo a Bengoetxea, eligió los cueros menos vivos y aprovechó que se había puesto los tacos para realizar un entrenamiento para acomodarse al acotado. “Habrá que ver cómo juega. Todos los partidos son distintos y a ver como salimos los dos a la cancha”, sintetizó.

Es verdad, todos los partidos son distintos, pero éste por historial y notoriedad de los protagonistas tiene un fuerte aroma a clásico.