un modus operandi "excepcional" en el Estado

Cocaína bajo tierra en Gipuzkoa: un método de narcos colombianos

La banda de narcotraficantes a la que la Policía ha incautado 1,2 toneladas de cocaína en Granada y Gipuzkoa escondía la droga en depósitos "muy bien enterrados", un modus operandi "excepcional en España" y a la Policía le recuerda a "métodos de los cárteles colombianos".

EFE - Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 14:56h.

Así lo han explicado hoy el comisario de la Policía Nacional Eugenio Pereiro y Blas García, el responsable del operativo que ha permitido esta incautación de cocaína, que supone uno de los mayores alijos intervenidos en suelo español.

Esta operación, cuya investigación empezó en 2016, se ha saldado con cinco detenidos, tres británicos y dos españoles, y ha desarticulado la organización internacional, una de las más activas de Europa, que se encargaba del tráfico de esta mercancía por países europeos.

La red, asentada entre Reino Unido y España, se organizaba con camioneros profesionales para el transporte de la droga, que iba oculta entre otra mercancía legal "para dar una apariencia de normalidad" en las rutas de transporte.

Más de 27 vehículos y 60 funcionarios policiales nutrieron esta "operación de alto coste", en la que siguieron la pista a uno de los integrantes, un camionero británico, en su ruta desde Francia y por diferentes municipios de la costa levantina hasta Almuñécar (Granada).

Allí hizo una descarga en un almacén en el que los investigadores hallaron 531 kilogramos de cocaína repartidos en paquetes con manchas de barro y signos de humedad.

Esta pista hizo que, en la siguiente parada del camionero en una finca rural de Zarautz, zona de carga de la mercancía, los funcionarios buscaran la mercancía bajo tierra.

Con ayuda de una excavadora, hallaron dos depósitos enterrados en cuyo interior había 678 kilogramos de cocaína repartidos en paquetes idénticos a los encontrados en el almacén de Almuñécar.

En total, en ambos registros los investigadores incautaron más de 1.200 kilos de cocaína que, por kilos, hubieran generado un beneficio de unos 40 millones de euros y, repartidos en dosis, de hasta 120 millones de euros.

Además, en los registros de Almuñécar y Zarautz también se intervinieron 6.000 euros en efectivo, 35 cartuchos, 4 básculas de gran pesaje y, en la finca guipuzcoana, una plantación interior de marihuana.

De acuerdo a los responsables del operativo, la cocaína incautada podía venir desde Reino Unido procedente de Bolivia, según estiman por el logo presente en los paquetes, y el destino de la misma sería su distribución por España y otros países de Europa.

Estas mismas fuentes han explicado que se están incrementando las incautaciones de cocaína, de la que en lo que llevamos de año la Policía Nacional ha intervenido 30 toneladas en diferentes operaciones en el Estado en tierra, alta mar y aeropuertos españoles.