para comprobar si son eficaces

El Banco de España pide evaluar los incentivos al empleo

Demanda una evalución detallada de los distintos programas españoles de bonificaciones para comprobar si son eficaces

Viernes, 17 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

Madrid- El Banco de España considera necesario realizar una evaluación detallada de los distintos programas de bonificaciones que se aplican en España como incentivos a la contratación para comprobar si son o no realmente eficaces. Además, insta a concentrarlos en colectivos muy específicos, con especiales dificultades de empleo, para maximizar su efectividad y minimizar su coste para las finanzas públicas. Así lo demanda en un artículo en el que realiza una evaluación del programa de bonificaciones sociales que estuvo vigente entre 2006 y 2012 para el colectivo de mayores de 60 años.

La entidad precisa que, aunque los resultados contenidos en este artículo se circunscriben únicamente a este programa de incentivos y no son extensibles a las bonificaciones actualmente en vigor, sí que ponen de manifiesto la necesidad de evaluar los distintos incentivos que se aplican para detectar aquellos que son más eficaces.

El Banco de España recuerda que la evidencia empírica internacional sobre la efectividad de este tipo de programas tiende a mostrar que, en general, éstos tienen un “elevado” coste presupuestario, con “efectos reducidos, aunque positivos”, sobre los colectivos a los que se dirigen, sin afectar al nivel de empleo agregado.

El programa concreto que analiza en este artículo la institución que gobierna Luis María Linde fue introducido en el año 2006 con la intención de ayudar a mantener en el empleo a los trabajadores de 60 años o más, con un contrato indefinido y con al menos cinco años de antigüedad en la empresa.

Para ello se bonificaban las cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social en un 50% para los trabajadores de 60 años, con un aumento de 10 puntos por año hasta un máximo del 100% al alcanzar los 64 años.

El Banco de España señala que la eliminación de este programa de cotizaciones en julio de 2012 provocó un aumento “inesperado” del coste laboral de las empresas que empleaban a trabajadores afectados por estos incentivos de entre el 10% y el 22,2% en función de la edad del trabajador. - Europa Press