El alumnado de primaria, a la cola en lectura

La consejera de Educación reconoce que los resultados del Informe PIRLS “son malos” y “previsibles” y que el plan de choque puesto en marcha “está bien orientado”

Idoia Alonso - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

Resultados del Estudio Internacional de Progreso en la Comprensión Lectora (PIRLS)

Ranking internacional. Proporción de estudiantes en cada uno de los niveles de rendimiento de comprensión lectora

vitoria- El alumnado vasco vuelve a estamparse contra una evaluación internacional. El primer aviso serio lo dio el año pasado el Informe PISA que, más allá de la foto de coyuntura, confirmó la tendencia a la baja advertida ya por la Evaluación Diagnóstica 2015 realizada por el Instituto Vasco de Evaluación e Investigación Educativa (ISEI-IVEI). Y ayer el Informe PIRLS echó sal sobre la herida ya que el alumnado de 4º de Primaria (9 años) ha sacado los peores resultados en comprensión lectora del Estado, con un rendimiento medio inferior para lo que se esperaría de su índice socioeconómico y cultural (ISEC).

El Estudio Internacional de Progreso en Comprensión Lectora señala además que el sistema educativo vasco cuenta con el porcentaje de estudiantes excelentes más bajo y el mayor volumen de alumnado rezagado. La red pública saca peores resultados que la concertada y los chicos aventajan a las chicas, cuando lo normal es justamente lo contrario. Se da la paradoja de que este problema se produce en una comunidad, como la vasca, con uno de los porcentajes más altos de padres y madres con estudios superiores (licenciatura, máster y doctorado) a nivel de la UE, de los que nueve de cada diez dicen que les gusta leer.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, reconoció que los resultados del Informe PIRLS “son malos” aunque “previsibles” tras las señales lanzadas por las últimas evaluaciones externas, tras las que su Departamento ha puesto en marcha formación específica para el profesorado y un Plan Lector en los centros escolares, que se presentará oficialmente en las próximas semanas. Y en esta línea Uriarte consideró que el varapalo de PIRLS viene a confirmar que la decisión de impulsar un plan de mejora “está bien orientado”.

La titular de Educación asumió que en función de estas evaluaciones externas la escuela vasca “tiene margen de mejora”. No obstante, la consejera llamó a no caer en el alarmismo y poner en cuestión la labor de escuela vasca por los resultados obtenidos en PISA o PIRLS ya que estas evaluaciones internacionales miden una pequeña parte de las competencias que se trasmiten y de los indicadores que determinan la calidad de un sistema educativo como la equidad, la política de becas, el abandono escolar o el porcentaje de personas con formación superior, criterios en los que Euskadi es una referencia a nivel del Estado y la UE. De cualquier manera, los resultados de PIRLS no son una buena noticia, como tampoco lo es la constatación de la ausencia de avances en la falta de excelencia de la escuela vasca.

Este estudio analiza todas las autonomías, pero solo detalla datos de las siete comunidades que solicitaron ampliar la muestra para tener resultados representativos propios (Euskadi, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Catalunya, La Rioja y Madrid).

El documento señala los niños y niñas de 9 años del Estado han mejorado en quince puntos su comprensión lectora desde 2011 y que la progresión de las chicas ha sido mejor que entre los chicos, una brecha de género que se aprecia en prácticamente todos los países estudiados. Euskadi sin embargo es el único sitio en el que ocurre lo contrario: son los chicos los que muestran un mayor rendimiento aunque no hay una diferencia considerable.

La media de comprensión lectora en el Estado es de 528 puntos, por debajo de la media de la OCDE y la Unión Europea. En Euskadi el rendimiento es “significativamente menor” al quedarse con 517 puntos. Además tiene el porcentaje más alto de alumnos rezagados (4 % frente al 1 % de Asturias, La Rioja, Madrid y Castilla y León) y la tasa más baja de estudiantes excelentes (4 % en Euskadi, 10 % en La Rioja y 9 % en Asturias y Madrid). Solo el 32 % de los niños y niñas vascas se sienten “muy seguros” en la lectura -de nuevo la tasa más baja-, mientras que el 47 % de los asturianos sí se sienten así.

El porcentaje de estudiantes de Primaria a los que les gusta mucho leer varía del 44 % de Euskadi (la cifra más baja) al 64 % de Castilla y León, aunque todos los casos superan al promedio OCDE-24 y al total de la UE. Los alumnos a los que no les gusta leer ronda el 10 % en todas las comunidades. En cuanto a los resultados según la titularidad del centro, los de la red pública obtienen de media en España 521 puntos frente a los 541 de los de colegios privados. Por comunidades, donde más se nota esta diferencia es en Euskadi, ya que alcanza los 25 puntos lo que confirma la brecha detectada en distintas evaluaciones del ISEI-IVEI. PIRLS también pone de relive las diferencias entre el alumnado más acomodado social y económicamente y el más desfavorecidos. En el Euskadi la diferencia llega a los 45 puntos, la cifra más baja de las siete comunidades analizadas lo cual habla de la equidad del sistema educativo.

Las pruebas, que se realizaron entre abril y mayo de 2016, evalúan cada cinco años el rendimiento en comprensión lectora del alumnado de 4º de Primaria. El Estado español, que participa desde el año 2006, tomó parte con 14.595 estudiantes de 629 centros educativos. “La tendencia de crecimiento de España es notable, con la particularidad de que los países de nuestro entorno han obtenido menor puntuación que en la edición anterior”, apuntaron ayer desde el Ministerio de Educación.

Los mejores