El Papa quedó conmovido tras su encuentro con los rohinyá

Francisco les pidió perdón “por todo lo que no se ha hecho y por nuestro silencio”

Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

Roma- El Papa Francisco confesó ayer que quedó conmovido tras encontrar a un grupo de rohinyás, la minoría musulmana perseguida brutalmente por Birmania y que se ha refugiado masivamente en Bangladesh, durante un encuentro en Dacca. Como es habitual, el pontífice argentino durante la audiencia general hizo un repaso a su último viaje a Birmania y Bangladesh del 27 de noviembre al 2 de diciembre, y reveló su emoción por el encuentro con los refugiados rohinyás a los que pidió perdón “por todo lo que no se ha hecho y por nuestro silencio”.

En el emotivo encuentro con el grupo, entre ellos dos mujeres y dos niñas, en Dacca, Francisco pronunció por primera en este viaje vez el término rohinyás, después de que se le había ‘aconsejado’ que no lo pronunciase en Birmania ante las posibles reacciones de las franjas violentas de la sociedad que no reconocen a esta minoría.

Recordó que pidió a la comunidad internacional “que les ayude y socorra, así como a todos los grupos oprimidos y perseguidos presentes en todo el mundo”. Durante la audiencia destacó que la visita a la actual Myanmar “ha sido la primera de un Papa a aquel país” y que es “una nación que, a pesar de haber sufrido mucho, se encamina hacia una nueva realidad de paz y libertad”.

“Al encontrarme con el Consejo Supremo de los monjes budistas, he querido manifestar mi deseo de que trabajemos unidos para ayudar a las personas a amar a Dios y al prójimo, rechazando todo tipo de violencia”.

Respecto a su visita Bangladesh, Francisco subrayó que fue “un paso más en favor del respeto y del diálogo entre el islam y el cristianismo”.

“Allí he querido expresar también mi solidaridad con Bangladesh en su compromiso por socorrer a los prófugos rohinyás”, afirmó.

De esta visita destacó “la ordenación de 16 sacerdotes y el encuentro con los jóvenes, quienes con sus cantos y danzas manifestaron la alegría del Evangelio y cómo fue muy significativo que estuvieran también presentes jóvenes musulmanes y de otras religiones”.

Más de cien días después del estallido de la crisis de refugiados rohinyás en Birmania (Myanmar), miembros de esta minoría musulmana que siguen llegando a Bangladesh denuncian que la campaña de abusos del Ejército birmano y el incendio de casas continúa. - Efe