El teléfono 092 de Vitoria se queda sin atención en euskera

Desde el 6 de enero se han anulado las plazas en cumplimiento de una orden del TSJPV

Axier Burdain Jorge Muñoz - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:18h.

Vitoria - El pasado 6 de enero, mientras los Reyes Magos inundaban Vitoria de regalos, la Central de Coordinación Policial, Cecop, de la Policía Local, se quedaba sin atención telefónica en euskera. A partir de ese día, los ciudadanos que contactaran telefónicamente con el 092 y quisieran comunicarse con su interlocutor en la lengua de Axular, se encontraron con que al otro lado del hilo telefónico ya no queda personal oficialmente cualificado para atenderles en este idioma.

Esta situación constituye el último capítulo de un largo proceso legal que dio comienzo hace tres años y que escaló progresivamente desde los juzgados de Vitoria hasta el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, TSJPV, quien aceptó las tesis contenidas en un recurso interpuesto por el sindicato ELA referente al modo en el que se habían convocado las plazas del servicio. Aunque la intención inicial consistía en adecuar el procedimiento a la normativa, el resultado último ha sido que ya no existen oficialmente plazas con perfil específico de euskera en la centralita de Agirrelanda. El portavoz de ELA en el cuerpo, Roland Estébanez, aclara que “la responsabilidad de lo que ha sucedido es de las malas gestiones de varios gobiernos municipales”.

Estébanez explica que en 2015, la jefatura de Agirrelanda adjudicó plazas de perfil lingüístico 2 (PL2) en la central de operaciones de forma arbitraria, sin consultar con el Departamento municipal de Función Pública ni con el Servicio de Euskera, tal y como obliga el procedimiento. “Hay que singularizar esas plazas en la Relación de Puestos de Trabajo, si no, no se pueden adjudicar. No es que se lo invente ELA, es la ley”, puntualizó el responsable sindical.

En este sentido, precisa que antes de adjudicar las plazas, Función Pública y el Servicio de Euskera tienen que determinar el porcentaje de plazas de euskera que se necesitan en la Policía Local. “Pero como no se hizo esta labor y la adjudicación se hizo como se hizo, éste es el resultado”, sostiene.

Fue el rechazo al proceder municipal el que llevó a ELA a presentar un recurso contencioso-administrativo contra la adjudicación de 6 plazas de la Cecop con PL2. Aunque el juzgado lo desestimó inicialmente, la central sindical lo elevó al TSJPV, donde los jueces aceptaron sus argumentos y ordenaron deshacer el camino recorrido hasta ese momento.

La jefatura acató la decisión y el Ayuntamiento no prolongó la batalla legal, lo cual sorprendió a un sector de la plantilla. Policías que se preguntan por qué ELA, al igual que hizo con la Cecop, no reclamó judicialmente las plazas “no singularizadas” de otros servicios, como Educación vial. El gobierno municipal aseguró ayer que, pese a que su voluntad es revertir la situación -12 de los 32 agentes de la nueva OPE tienen PL2- , tiene que cumplir con la sentencia, “que no nos permite establecer el euskera como criterio exclusivo en la adjudicación de destino”.

Llegados a este punto, ELA insiste en que la pelota está en el alero del gobierno local. Puede actualizar la adjudicación de destinos antes de que concluya -la actual estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2020- y realizar una nueva provisión de puestos de trabajo en la que se especifique qué plazas requieren perfil lingüístico.

el proceso

Juzgado. ELA considera que la adjudicación de plazas en la Cecop con requisito de perfil lingüístico se ha realizado de forma irregular y la recurre ante el juzgado de Vitoria. La sala desestima el recurso.

TSJPV. ELA eleva el recurso al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Los magistrados le dan la razón y anulan el procedimiento.

la frase

ELA asegura que desde hace legislaturas ni el Ayuntamiento ni las jefaturas de la Policía Local han querido regularizar los requisitos de euskera en plazas específicas y que las adjudicaciones se han hecho mal.

LA CIFRA

6

La situación afecta a 6 plazas de la central de coordinación, Cecop.