Podemos achaca su debacle del 21-D a factores externos

Echenique elude la autocrítica a la hora de analizar el desgaste del partido

Imanol Fradua - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:18h.

MADRID - La polarización política en Catalunya, la “barrera comunicativa” que no pudieron superar para trasladar sus recetas sociales a la ciudadanía y las “mentiras” de sus adversarios. Esas fueron las razones esgrimidas ayer por Podemos para explicar su debacle electoral en las elecciones catalanas del 21-D y el consiguiente desgaste que está padeciendo la formación. Con su líder, Pablo Iglesias, desaparecido desde los comicios, el secretario de Organización Pablo Echenique tiró ayer de factores externos para analizar un batacazo que ha frenado las posiciones del partido en el Estado. No hubo atisbo de autocrítica.

Tras la reunión de la Ejecutiva, Echenique restó importancia a la pérdida de votos experimentada por Catalunya En Comú-Podem (CatECP) de la mano de Xavier Domènech. “Es verdad que hemos perdido tres escaños y un cierto porcentaje de voto, pero no han sido grandes variaciones”, afirmó para a continuación resaltar que la marca morada en suelo catalán ha sido pasto de la polarización. También habrían influido decisivamente otros factores, como la imposibilidad de colar sus mensajes en la campaña - llegó a decir que es “no es un trabajo que dependa sólo de nosotros, también depende de los profesionales del periodismo y de los otros actores políticos”- o las “mentiras” de Ciudadanos en atribuir a la marca morada simpatía hacia las posiciones independentistas. “No es noticia que Ciudadanos mienta pero es verdad que en un contexto comunicativo en el que hay actores mintiendo y cada medio de comunicación decide dar espacio a una cosa u otra, es difícil hablar, por ejemplo, de cómo defender a la gente de la pobreza”, incidió.

Informe de Iglesias El partido de Iglesias consideró que sus disputas con la filial catalana, que terminaron con la desautorización del secretario general Albano Dante Fachín y su posterior dimisión, no fueron un obstáculo. Tampoco su indefinición en un escenario tan dividido -constitucionalistas y soberanistas- o su alusión al referéndum pactado, que mantendrá en su hoja de ruta para Catalunya. Echenique, no obstante, avanzó que Podemos no descarta variar el rumbo. Podrá comenzar a hacerlo este sábado, con un Consejo Ciudadano Estatal en el que Iglesias presentará un informe político de balance de 2017 y de los retos que deben afrontar en 2018. Asegurar el cambio para ganar en las elecciones municipales y autonómicas de 2019 es el propósito, un triunfo que antecedería al asalto al Gobierno español en las generales de un año después.