El lehendakari ofrece por carta a Barkos su “colaboración”

Califica de “estéril” la polémica por las palabras de la consejera Tapia y reitera su “respeto” por Nafarroa

Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:18h.

Iruñea - El lehendakari Iñigo Urkullu salió ayer al paso del revuelo organizado por la derecha navarra a raíz de las palabras que su consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, pronunció este martes en Iruñea durante la presentación de la futura conexión del TAV desde Nafarroa con la Y vasca. En dicho acto, Tapia celebró que el tren permitirá unir las “cuatro capitales vascas”. Su afirmación provocó una oleada de acaloradas reacciones por parte de UPN y PPN, a las que también se sumó el PSN. En concreto, los regionalistas exigen una rectificación al Gobierno Vasco y la presidenta de los populares, Ana Beltrán, ha presentado una declaración para que la consejera sea declarada “persona non grata” en la Comunidad Foral.

Sin mencionar la afirmación de Tapia en ningún momento, Urkullu ha enviado una carta a la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, en las que tilda de “estéril” la polémica creada, que trata de “zanjar” por medio de esta misiva. En ella, reitera su “respeto absoluto al Gobierno de Navarra y a todas sus instituciones”, una posición que, recuerda, “ha mantenido siempre el Gobierno Vasco”.

Sin detenerse en la polvareda dialéctica generada, el lehendakari celebra que la definición del trazado del TAV, “después de meses de intenso trabajo de carácter técnico” supondrá “una mejora sustancial en el desarrollo de este proyecto estratégico”. Asimismo, ofrece su colaboración a la presidenta Uxue Barkos “en todos aquellos ámbitos en los que podamos obtener un beneficio mutuo para la ciudadanía de nuestras respectivas comunidades”.

“Anhelo político” Sobre esta cuestión también fue preguntada ayer Barkos al inicio de la sesión plenaria del Parlamento navarro. La presidenta rebajó la trascendencia de las declaraciones sobre las “cuatro capitales vascas”, para enclavarla en el “anhelo político” de una buena parte de la sociedad vasca, pero también con predicamento entre sus propios convecinos. “Un anhelo político tiene sustancia de estatus en ocasiones y en otras no, pero no por eso deja de ser anhelo político. Lo es también en la posición que expresa Mariano Rajoy”, dijo la dirigente de Geroa Bai, que no entró a valorar si ese acto era el foro “adecuado” para expresar dicho “anhelo”. - J. Encinas