diálogo entre castilla y león y álava

Trebiño lima las desavenencias internas para facilitar el diálogo

La alcaldesa asume la presidencia de la Comisión de Integración tras la revocación de Galarreta

Pablo José Pérez - Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h.

Vitoria - Los tiempos de los conflictos a cuenta de Trebiño han ido desapareciendo y en estos momentos, al buen clima de diálogo que ya existe entre las Diputaciones de Álava y de Burgos, se suma la actitud de entendimiento por parte de la Junta de Castilla y León y el allanamiento de los picos de crispación, entre ellos el decidido por la alcaldesa de Condado de Trebiño, Elena Ramírez, que ha revocado el nombramiento de la presidenta de la Comisión de Integración, Eugenia Galarreta, y ha asumido ella misma esa responsabilidad.

Ramírez firmó ayer viernes por la mañana el decreto de Alcaldía para la citada revocación, un documento que ya estaba preparado desde hace unos días en las oficinas municipales y cuya firma se retrasó debido a que la Alcaldía estaba en manos del teniente de alcalde, Ernesto Argote, a causa de una ausencia por motivos personales de la primer edil. En ese sentido, la alcaldesa ha explicado que tanto la revocación de la presidencia de la Comisión de Integración, como la de la Comisión de Cuentas, se deben nada más a que “lo habitual es que las presidencias las ostenten los equipos de gobierno y no la oposición”.

Ésa es la razón por la que se ha tomado la decisión, evitando referirse a desencuentros como el que se vivió en las Juntas Generales de Álava hace unas semanas, cuando Galarreta negó que hubiera habido encuentros entre el Ayuntamiento y la Diputación Foral sobre la elaboración de los convenios del Acuerdo Marco y la alcaldesa la tuvo que rectificar para asegurar que sí los había habido. También desde Burgos se había mostrado malestar por las críticas que se dirigían hacia la Diputación o la Junta cuando en realidad se estaba avanzando en la consecución de acuerdos.

En cualquier caso, Ramírez ha evitado referirse a cualquier otro argumento que no fuera el manifestado de que lo normal es que las presidencias de las comisiones estén en manos del equipo de gobierno, en este caso de Ciudadanos del Condado (CDC), que recibió dos veces el apoyo para gobernar: tras las elecciones municipales y tras la dimisión del anterior alcalde. La razón por la que se dejó la presidencia en manos de Eugenia Galarreta fue porque el anterior presidente de la misma, Ignacio Portilla, de la Agrupación Electoral Independiente de Condado de Trebiño, la asumió en la anterior legislatura siendo alcalde, y tras perder la Alcaldía se asumió por la Corporación que continuara siendo presidente. Sin embargo, tras su renuncia al acta de concejal, fue sustituido por Eugenia Galarreta hasta ahora.

La expresidenta, que ya conocía que se estaba preparando la revocación de su nombramiento, aunque continuó con la agenda prevista que la llevó a Valladolid el pasado miércoles para reunirse con Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León, ha manifestado que “entiendo que la presidencia de la comisión era una delegación de Alcaldía, que ahora ha decidido revocarlo”. Galarreta ha anunciado que la Agrupación Electoral Independiente de Condado de Trebiño “seguirá trabajando en la línea en la que marcamos el camino el pasado 23 de junio” hasta lograr una solución definitiva a la integración del enclave en Álava.

En aquella fecha fue cuando los dos ayuntamientos, Condado de Trebiño y La Puebla de Arganzón, aprobaron en sus plenos un documento de trabajo en el que anunciaban que iniciarían conversaciones con todas las formaciones políticas y administraciones, tanto de Euskadi como de Castilla y León, así como con todas las instituciones del Estado que tengan competencias para resolver los problemas de la ciudadanía del enclave de Trebiño mediante su integración en Álava.

En segundo lugar, se decidió solicitar a los órganos competentes tanto de Euskadi como de Castilla y León y del Estado que trabajen sobre el procedimiento adecuado para dar la solución al sistema jurídico-administrativo actual. Y la tercera propuesta fue el compromiso de los dos ayuntamientos para colaborar con las asociaciones o plataformas cuyas iniciativas impulsen las movilizaciones precisas dentro del marco legal para apoyar la integración del enclave.

Finalmente, se aprobó remitir este acuerdo a los grupos políticos con representación en las Juntas Generales de Araba, en el Parlamento Vasco, en las Cortes de Castilla y León, en el Congreso de los Diputados y en el Senado. También se envió a la Diputación Foral de Álava, al Gobierno Vasco, a la Diputación Provincial de Burgos, al Gobierno de Castilla y León y al Gobierno del Estado, invitándoles a hacer suyos los acuerdos de ese pleno municipal y solicitando que tomen las iniciativas que consideren oportunas a tal efecto.

Decisión razonable Para el PNV -partido que gobierna en la Diputación alavesa y en el Gobierno Vasco-, la decisión adoptada por la alcaldesa de Condado de Trebiño “es razonable. Se trata del comportamiento lógico y la forma de trabajar en los ayuntamientos y en las instituciones”, indicaron a este diario fuentes jeltzales consultadas.

Para la organización nacionalista la medida se corresponde con el actual momento que se vive en las relaciones entre las instituciones por lo que se confía “en que se siga avanzado en la colaboración, y manteniendo viva la llama de la integración”. La misma fuente mostraba la disposición de la organización en seguir colaborando para ir mejorando la calidad de vida de los vecinos del enclave.

Por su parte, el portavoz de la Diputación de Burgos, Borja Suárez, no se extendía en la valoración de la revocación de la presidencia de la Comisión de Integración, aunque manifestaba una lógica satisfacción porque las últimas declaraciones de la presidenta “se habían radicalizado” y estaban ofendiendo a las instituciones burgalesas y castellano-leonesas. Para Suárez, lo importante es lo que se ha avanzado en estos últimos meses y de hecho, el pasado jueves se reunió en la Junta de Castilla y León con la viceconsejera de Ordenación del Territorio y Relaciones Institucionales y el director de Ordenación del Territorio y Administración Local, a quienes entregó las propuestas de convenios entre las diputaciones de Álava y de Burgos. Según su valoración, la impresión sobre la aceptación por parte de la Junta de Castilla y León “es buena. Han entendido que los vecinos de Trebiño precisan de esos servicios y hoy mismo (por ayer viernes) han enviado los documentos para la realización de los preceptivos informes previos a la aprobación”.

Para Suárez “esto supone un paso adelante, porque todo el proceso se está realizando desde la lealtad y la transparencia”, hasta el punto de que, en breve, se producirá el encuentro entre la Diputación de Álava y la Junta de Castilla y León, y habrá temas que se traten con el Gobierno Vasco, “cada uno en el ámbito de sus competencias”.

Esa misma valoración la realizaba la teniente de diputado general, Pilar García de Salazar, quien confirmaba a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA un próximo encuentro con los responsables de la Junta de Castilla y León y la posibilidad de que las relaciones que ya se han establecido se amplíen a otras instituciones como el Gobierno Vasco.