El Madrid pasa como un ciclón por Moscú

contraste los blancos suman seis triunfos seguidos;el khimki, en picado

Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h.

Khimki 78

Real Madrid 95

KHIMKI Jenkins (3), Shved (23), Anderson (6), Gill (9), Thomas (10) -quinteto inicial-, Markovic, Honeycutt (17), Vialtsev, Zubkov (3), Zaytsev (2) y Monia (5).

REAL MADRID Campazzo (8), Causeur (11), Yusta (4), Thompkins (8), Tavares (11) -quinteto inicial-, Taylor (6), Doncic (10), Reyes (7), Carroll (10), Maciulis, Rudy (16) y Randle (4).

Parciales 17-26;14-25;18-16;29-28.

Árbitros Radovic, Mogulkoc y Difallah.

Pabellón Mytishchi Arena.

moscú - El Real Madrid -próximo rival continental del Baskonia- sumó su undécima victoria en la Euroliga, la sexta consecutiva, en Moscú ante un Khimki que no fue rival (78-95) y tampoco se pareció el equipo que le derrotó en el WiZink Center en la primera vuelta.

El conjunto blanco, serio desde el inicio, con un juego coral en ataque coronado por la superioridad física del caboverdiano Edy Tavares (11 puntos y 8 rebotes para él), fue demasiado para un Khimki desaparecido en defensa e inoperante en ataque, a excepción de su estrella, el ruso Alexei Shved, que apareció con cuentagotas para sus 23 puntos, pero con nula influencia en el colectivo.

El Mytishchi Arena vio una pobre actuación y puesta en escena de sus discípulos, que hicieron un tímido amago de mejora antes de que el Madrid golpeara con fuerza en el segundo cuarto. Con 11-6 en la tabla, el cuadro dirigido por Pablo Laso se mantiene en cuarta posición, dejando atrás a un rival directo como el ruso y poniendo tierra de por medio con el noveno en adelante.

Facundo Campazzo fue de nuevo la chispa que encendió el buen juego merengue. El argentino movió a la perfección a los suyos. Tavares intimidó a su antojó y brilló en el primer cuarto en todas sus estadísticas, terminando el duelo como el mejor valorado (22). La multa impuesta por los rectores del Khimki a su plantilla no surtió efecto. - Agencias